Un hombre, que viajaba a bordo de un avión, acabó atado con cita aislante a su asiento tras, presuntamente, realizar tocamientos a dos asistentes de vuelo y golpear a un tercero.

Ocurrió durante un vuelo de la compañía Frontier Airlines, entre Filadelfia y Miami, y el individuo fue detenido tras aterrizar en el Aeropuerto Internacional de la ciudad de Florida, según la cadena NBC.

El arrestado, Maxwell Berry, de 22 años, consumió dos bebidas alcohólicas y rozó con su vaso el trasero de una asistente de vuelo, que le advirtió de que no la tocara. Posteriormente, el joven caminó por el avión durante 15 minutos antes de manosear el pecho a una segunda azafata.

Un tercer miembro de la tripulación acudió a vigilar al pasajero, le pidió que permaneciera sentado y este le dio un puñetazo en la cara. Finalmente, fue reducido con la ayuda de otros viajeros y atado a su asiento con cinta aislante.