Marc Anthony entrega lo mejor de sí en Miami

0

marc

A un cuarto para las 10 de la noche del viernes se reencontró Marc Anthony con su público en Miami, luego de ceder la apertura de su show a Gente de Zona.

Con espejuelos de sol, y vistiendo jeans, pulóver blanco con un saco verde olivo y zapatos negros llegó al escenario del American Airlines Arena saludando a la multitud, que si bien deseaba escucharlo cantar, no sabía como desprenderse del dúo cubano que encendió el inicio del concierto en el que el boricua hizo un llamado a la unión latina.

“Cada uno de nosotros tenemos nuestra cultura, nuestra comida, nuestras costumbres en nuestros países, pero aquí en EEUU somos uno. Somos latinos y nos ven así, y nos tenemos que cuidar”.

Entre los temas de popularidad en la radio que interpretaron los reguetoneros, que han colaborado con varios artistas, figuraron Bailando (Enrique Iglesias), Yo quiero (Pitbull), Tu me quemas (Chino y Nacho) y Dile la verdad (Pitubull).

“Ya, que el concierto no es mío”, decía uno de los integrantes del dúo, pues el público no se saciaba de su ritmo. También cantaron Somos tu y yo, tararearon La gozadera y se despidieron con El animal , pero no antes de agradecer al salsero puertorriqueño y mencionar varias veces a Cuba.

El rey de la noche arrancó con Valio la pena, luego de recibir la ovación de sus admiradores. “We love you, Marc Anthony”, (“Te amamos Marc Anthony”), se escuchaba desde las gradas.

Siguió con Y hubo alguien antes de saludar a los latinos. Enérgico se desplazaba por el escenario dando saltos al fin de cada canción invitando al público a bailar.

“Miami, que es eso de estar sentado, no mi amor. Esto es una fiesta”.

Antes de continuar, corrió al centro de la tarima, mandó un beso a alguien en el público y acto seguido hizo un anuncio creando expectativa.

“Me siento en casa, y como latino quisiera agradecer la presencia de una persona que está aquí por el amor a la música latina. La única mujer en el mundo que ha logrado lo que ha logrado… Que se oiga, Hillary Clinton”

Fue así que subió al escenario la demócrata aspirante a la presidencia de EEUU, que recibió una lluvia de aplausos y el abrazo del cantante, que se dispuso a continuar con Hasta ayer, tema con el que el violinista se robó el show.

“Buenas noches, gracias por el honor, pero estoy viendo que están sentados. Todas mis canciones empiezan suaves como baladas y entonces se forma la rumba”, decía mientras paseaba por cada esquina del escenario saludando y poniendo de pie al público.

“Vamos a calentarnos. A mí como que me hace falta un traguito”, dijo poco antes de interpretar Flor pálida, de Polo Montañez.

Continuó con Contra la corriente y pausó la interpretación con un “siguen sentados, no entiendo Miami”.

El público de pie lo aplaudía mientras acompañaba al baterista. Luego comenzaron a rociarle agua al músico y el cantante se sumó al juego provocando la euforia de los espectadores.

Entró en sintonía romántica con Abrázame muy fuerte de Juan Gabriel, y siguió desbordando sentimiento con Y cómo es él de José Luis Perales y Ahora quién.

No faltó la canción que lo lanzó a la fama Vivir lo nuestro y brindó uno de sus más recientes temas Estoy enamorado.

También interpretó Que precio tiene el cielo y Te conozco bien, tema que dijo ser una de esas canciones que le cambiaron la vida.

Ya casi finalizando regresó al escenario Gente de Zona y se formó La gozadora, tema que cantaron junto al salsero, provocando el éxtasis de la noche.

Era alrededor de las 11:30 cuando intentó despedirse con Mi gente de Héctor Lavoe.

“Cuando yo diga mi gente, quiero que se escuchen hasta llegar a New York”.

Se fue, pero el público quería más. El arena se iluminó con las luces que emitían los celulares en señal de aclamación y petición de regreso. Hasta que volvió con Tu amor me hace bien.

Besó el suelo miamense y complació con una más, Vivir mi vida. No tardó el momento en el que una fan burló la vigilancia y logró bailar con el cantante. Aunque rápidamente la retiraron del escenario.

“Muchas gracias Miami. Hasta pronto y que viva la raza latina”. Se despidió casi a medianoche.

Fue así como Marc Anthony, “el flaco de muchas”, que hoy acompaña la vida de Shannon de Lima, entregó lo mejor de sí en la Capital del Sol en un concierto que resaltó el orgullo latino.

Fuente,,diariolasamericas.com

Share.

About Author

Leave A Reply